Amazona errante

 

Escuchas la lluvia golpear sobre la ventana,

mientras recostada a mi pecho oímos música,

quizás percibas el sonido del trueno en la lejanía,

quizás imagines la tormenta en crecento, te equivocas,

es mi corazón latiendo aceleradamente

por la dicha de acariciar tu cuerpo.

 

Las copas han quedado mediadas, al saciar el vino

yacen olvidadas sobre la mesa del centro,

las manos ávidas de conocerte

recorren suavemente tu cuerpo,

despierta tu piel al contacto

dibujo en tu espalda ríos y valles.

 

Los labios hambrientos de besos

se unen activando el contacto del deseo,

gimes callada, mientras agitas tu respiración,

te ahogas, casi te falta el aire, son los besos del deseo

acumulado por siglos sin besarnos,

sabes he perdido la batalla, frente a ti no gano, me rindo,

soy prisionero de tus besos, esclavo de tus ganas.

 

Arrancas tus ropas, sientes te queman el alma,

al quitarte la blusa su tela desgarras,

lanzas muy lejos la falda, el brazier, el panty lo arrancas,

desnudas tu cuerpo, llenándome de ganas,

percibo tus deseos, tus pezones te delatan,

son exquisitas fresas para saciar el hambre de amarte,

tu cuerpo y el mío se unen, las pieles queman, arde la carne.

 

Cabalgas amazona errante,

domas con tus ansias mi potro salvaje

montas, avanzas, te mueves con la magia y la sabiduría

de los años vividos y los deseos de amarme,

todo tu cuerpo es arte, es pintura, fotografía, escultura, es música,

sí, música, tu cuerpo gime como violín tocado en la tarde,

cuando las lluvia cae y te entregas como lo hacías antes,

hace siglos, cuando fuimos amantes.

  • Icono social Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube