Desnuda, vestida con collar

 

En las vueltas del camino,

al hallarte a la vista de mis ojos

encontré un tesoro escondido,

tu desnudo cuerpo sobre la cama yacía

sólo con una diadema vestida.

 

Sobre tu pecho desnudo descansaba

una rara artesanía, tallado en madera

era la flor más exótica,

pintado de purpura cardenal

en el valle de tus senos una orquídea relucía.

 

En contraste con tu adorno vislumbre

dos botones nacidos en tu pecho

son las cúspide de las dunas

de las elevaciones de tu cuerpo

por sus laderas quiero resbalar mis besos.

 

Allí en el centro del mundo

en el punto exacto equidistante de tus dedos

esta la huella de donde te alimentabas

cuando en el vientre de tu madre

esperabas el nacimiento.

 

Más al sur de tu anatomía

donde termina el cuerpo y dan comienzo las piernas

descubro el triangulo de tu sexo,

maravilloso tesoro, botín para los pobres

fuente de vida y miel para mis labios hambrientos.

 

La redondez de tus muslos, las erguidas piernas,

las rodillas perfectas, deposito de besos,

los tobillos señoriales, los pies donde pierdes la fuerza

la cordura, el tino, la confianza, donde al roce de mis labios

tu cuerpo se entrega a la más maravillosa aventura.

 

Hermosa tu desnudez

sólo cubierta por un dije de madera

esperando ser vestida por mis besos

arropada por mis manos, protegida por mi cuerpo

en noches de interminables encuentros.

 

  • Icono social Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube