El yate Granma, la expedición del dolor

 

La palabra bandoleros puede ser un poco dura para el gusto de algunos y suave para otro, lo acepto, en ningún momento fue mi intención herir susceptibilidades de nadie, estoy de acuerdo que muchos de los expedicionarios del Granma y combatientes de la clandestinidad amaban y deseaban un cambio político en la isla, ninguno de ellos dio su vida pensado que al morir estaban fomentando, no una dictadura como la de Batista, sus muertes están creando al mayor tirano y asesino que ha tenido Cuba en su historia.

La lucha revolucionaria se hizo desde el mismo 26 de Julio de 1953 a costa de sangre de revolucionarios y de inocentes, el ataque al Moncada fue un acto suicida de Fidel, en cualquier lugar del mundo el ataque armado a los establecimientos del gobierno es un hecho de subversión y desprecio hacia las instituciones políticas y administrativas, sus actores recibirían duras condenas.

Algunos de esos atacantes que el dictador Batista no mato y les dio la amnistía, solo cumplirían 22 meses de su sanción, regresarían en el Granma.  

Las células de acción y sabotaje del Mov. 26/7 llenaron de dolor a las familias cubanas con la muerte y laceración de muchos inocentes, esos fueron actos terroristas y no los financió la CIA, ni el imperialismo norte americano. La noche de las cien bombas para a revolución fue una noche de intensa lucha, para mí fue una noche que lleno de terror La Habana, "el Curita" fue un terrorista como no ha tenido otro el país.

En los primeros días de enero de 1959 fueron fusilados y enterrados en una fosa común muchos de los soldados del Cuartel Moncada que solo cumplieron con su deber de soldados y defendieron sus posiciones atacadas mientras dormían.

A diferencia del dictador Batista el tirano Fidel no perdono a nadie que se opusiera a sus ideas, la lista de comandantes de la Sierra Maestra, sus antiguos compañeros de armas y de revolución fusilados es larga, otros pagarían con largos años de prisión sin esperanza de ser liberados por un acto de bondad del dueño de Cuba. A otros, a los que no fusilo, los tiro en un rincón como un par de zapatos viejos, dejaron de ser útiles.

A el comandante de las cuevas solo le importaba su ego, su grandeza personal y su guerra contra los Estados Unidos, un ego, una grandeza y una guerra que pago el pueblo cubano.

¿Cuántos jóvenes fueron enviados a la UMAP solo por sus ideas religiosas y políticas?, ¿cuántos murieron en las conquistas africanas defendiendo a los dictadores de izquierda amigos del tirano?, ¿Cuantos murieron en el mar buscando un futuro mejor, una vida lejos de la imposición de ideas? no tenemos ni idea de los muertes causadas por Fidel y sus ambiciones personales.

La familia cubana se destruyo, muchos hijos no han podido estar al lado de su madre en el último minuto, la juventud de mi generación vivió un vacio lleno de mentiras, dimos los mejores años de nuestra vida en vano, nos usaron para sus locuras y sus planes mesiánicos ¿a cambio de qué?

Al final tuvimos que coger el camino del exilio por qué no queríamos que nuestro hijos les pasara lo mismo que a nosotros. Algunos de los que se fueron perdieron a sus familias por la diferencia de ideas, por no aceptar que los jóvenes deseaban algo mejor y habían perdido la esperanza y la ilusión de las promesas revolucionarias.

Los amigos de la infancia cogieron caminos diferentes y hoy de la vieja amistad solo queda el recuerdo, todos viven en diferentes puntos de la geografía, otros han muerto y no lo hemos acompañados en su velatorio.

 

Debemos decir; Gracias Fidel. Solo a él debemos agradecer tanto dolor.

  • Icono social Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube