Respuesta a un venezolano por la pérdida de las elecciones

 

Como cubano que vivió por 48 largos años de régimen fidelista siento el dolor de ustedes, es también nuestro dolor, muchos teníamos la esperanza que terminara el compadrazgo entre La Habana y Caracas, de esa manera nadie mantendría a los Castros.

Más aun me duele leer tus líneas donde dices;

 

…“Sí, pero esta vez nos independizaremos de Cuba, pensé”...

 

Fidel en su afán de gendarme mundial siempre quiso ser emperador y muestra de ello fueron las infinitas aventuras guerrilleras en toda la America, inclusive Venezuela, conozco muy bien del fracasado intento de desembarco por la playa de Machurrucuto.

Usted trajo a mi mente los versos del poeta cubano Bonifacio Byrne quien al regresar del destierro después de la derrota española en Cuba busca desde la nave donde viajaba la bandera cubana ondeando en el Castillo del Morro, se encuentra que no ondeaba sólo, estaba acompañada por la bandera americana y desde la proa del barco escribió estos versos que le trascribo a continuación;

 

Mi Bandera

Al volver de distante ribera,
con el alma enlutada y sombría,
afanoso busqué mi bandera
¡y otra he visto además de la mía!

¿Dónde está mi bandera cubana,
la bandera más bella que existe?
¡Desde el buque la vi esta mañana,
y no he visto una cosa más triste...!

Con la fe de las almas austeras,
hoy sostengo con honda energía,
que no deben flotar dos banderas
donde basta con una: ¡la mía!

En los campos que hoy son un osario
vio a los bravos batiéndose juntos,
y ella ha sido el honroso sudario
de los pobres guerreros difuntos.

Orgullosa lució en la pelea,
sin pueril y romántico alarde;
¡al cubano que en ella no crea
se le debe azotar por cobarde!

En el fondo de obscuras prisiones
no escuchó ni la queja más leve,
y sus huellas en otras regiones
son letreros de luz en la nieve...

¿No la veis? Mi bandera es aquella
que no ha sido jamás mercenaria,
y en la cual resplandece una estrella,
con más luz cuando más solitaria.

Del destierro en el alma la traje
entre tantos recuerdos dispersos,
y he sabido rendirle homenaje
al hacerla flotar en mis versos.

Aunque lánguida y triste tremola,
mi ambición es que el Sol, con su lumbre,
la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!
en el llano, en el mar y en la cumbre.

Si deshecha en menudos pedazos
llega a ser mi bandera algún día...
¡nuestros muertos alzando los brazos
la sabrán defender todavía!...

 

Este poema ha sido siempre usado por Fidel como una muestra de rebeldía, pero en esta tarde usted ha destruido la belleza y grandeza de una estrofa;

 

¿No la veis? Mi bandera es aquella
que no ha sido jamás mercenaria,
y en la cual resplandece una estrella,
con más luz cuando más solitaria.

 

“La que no ha sido jamás mercenaria”.

 

Era cierto, nunca Cuba fue mercenaria, nunca Cuba invadió un territorio ajeno al nuestro, nunca Cuba participo en guerras de conquistas, nunca Cuba tuvo enemigos, nunca antes del año 1959, nunca nadie nos odio como nos odian hoy.

Fidel exporto revoluciones en toda América y en toda América los gobiernos bajaron la cabeza ante él, en toda América los gobiernos apoyaron y defendieron a la dictadura cubana, ¿por miedo o por necesidad? Guerrilleros cubanos combatieron por órdenes de Fidel Castro en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Venezuela, Perú, Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, México, Brasil.

Sangre cubana se derramo en Asia, por el ego personal del comandante en jefe se combatió en Vietnam, Cambodia, Laos, Tailandia.

No le basto y llevo al pueblo cubano a la aventura Africana, Fidel Castro quiso ser “el emperador de los mendigos”, soldados cubanos combatieron en tierras tan lejanas como Argelia, Yemen, Etiopia, Somalia, Angola, Mozambique, Tanzania, Guinea y algunos más que he olvidado el nombre.

En todas logramos “victorias pírricas”, victorias sólo reconocidas y publicadas por el perico Granma, sólo una victoria tuvo Fidel Castro en sus aventuras de conquistador, una guerra donde no se disparo un arma, una guerra ganada por el entreguismo y la traición del presidente de esa nación y esa fue la guerra contra Venezuela, Chávez le entrego a Fidel Castro a Venezuela en bandeja de oro, Fidel recibió de manera gratuita, al fin una joya para su maltrecha corana, Chávez se alió a Fidel traicionando a todo el pueblo de Venezuela.

Y usted amigo no este triste, ustedes todos demostraron que la unidad de un pueblo hace temblar a los dictadores, ustedes ganaron esas elecciones, por sus hechos, por la entrega, por la unidad, ustedes muy pronto tendrán su libertad, sólo hace falta no desanimarse, Venezuela en esta elecciones dio una lección a los cubanos y a todo el mundo, “si se puede”, “hay un camino”, no son frases hechas, son la posibilidad de hacer a los tiranos temblar y hacerlos recapacitar sobre sus errores y recordarles que mañana pueden estar frente a un pueblo que no lo aplauda y apoye, si no frente a un pueblo que lo abuchee y pida su cabeza, eso temen ellos verse como sus amigos ahorcados en la primavera árabe.

El día llegara para ustedes, mucho antes que para nosotros y ustedes recuperan su libertad, la buscaron y la merecen. Felicidades a todos los venezolanos que votaron en contra de la dictadura.

 

 

                                                                                                                   octubre/11/2012

  • Icono social Instagram
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube